domingo, 11 de septiembre de 2011

Las puñeteras "politicas de desarrollo sostenible" de Doñana

Dunas de Doñana
La consejera de Medio Ambiente asiste en Sanlúcar de Barrameda al Foro Doñana de la Empresa Sostenible

La consejera de Medio Ambiente, Cinta Castillo, asiste hoy viernes en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) al Foro Doñana de la Empresa Sostenible. El acto, organizado por la Fundación Doñana 21 y un total de 19 empresas y entidades, tendrá lugar a las 14.00. Previamente, a las 13.45, la consejera atenderá a los medios informativos.


Efectivamente hoy tenemos otro despliegue con Doñana como florero. Me parece que ya está bien que con la excusa de Doñana se monten tantos espectáculos institucionales, a pesar de que la Fundación Doñana 21 quiera insistir en su más que sospechosa independencia. Ya vamos por el Segundo Programa de Desarrollo Sostenible de Doñana y su entorno, cuando el Primero correspondiente a 1.992 se ha incumplido en multitud de puntos básicos.


Vamos a ver. Doñana está en ése lugar con sus diferentes ecosistemas, dunas móviles, lagunas peridunares, marisma, matorral mediterráneo, la vera de la marisma, …y gran parte de su naturaleza se debe a un complejo proceso que ha durado unos 18.000 años, con su transgresión flandriense incluída.


El Guadalquivir fue modelando, junto a las corrientes del Atlántico y el viento todo el paisaje, además de la participación del ser humano. Fue gracias a José Antonio Valverde, un científico vallisoletano que emigró a Doñana desde muy joven, tristemente poco conocido fuera de los ambientes de los profesionales de la ecología- ya fallecido-, el que con la ayuda de Mauricio González- Gordon y su padre sanluqueño Manuel María, Francisco Bernis, Rodríguez de la Fuente y sir Julian Huxley los que promovieron con otros investigadores europeos la salvación de Doñana en la década de los 50-60.




La historia es muy extensa, por lo que nos remontamos al último tercio del siglo XX cuando en torno a Doñana aparecen una cantidad de tecnócratas que empiezan a manipular a esta Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad  la gestión de sus ecosistemas, especialmente con las aguas que el Guadalquivir aportaba de forma natural a todo lo que fue Parque Nacional. Y como buitres fueron apareciendo programas desarrollistas de Fundaciones dependientes de la Junta de Andalucía o el Ministerio de Medio Ambiente con sus Proyectos de regeneración hídrica "Doñana 2.005" que no han sido capaces de acabar, por no citar otros tantos con millones de euros de presupuestos, y que entre tanta burocratización no han acometido el principal problema de Doñana: el régimen hídrico, sus acuíferos y una verdadera transmisión del por qué es importante este gran espacio natural con patos, grandes masas de árboles, de arena, principalmente a los habitantes del entorno.


¿El lince ibérico hay que protegerlo?, desde luego, ¿el águila imperial?, sin ningún género de dudas. Pero haber si somos capaces alguna vez de transmitir que Doñana es importante y necesaria por otras muchas razones vitales. A ver si somos capaces de afrontar de una puñetera vez los problemas de Doñana a fondo y explicárselo a sus habitantes, porque aquí todo se va en centenares de foros estériles por lo que se vé en resultados, en hechos concretos sobre el terreno y dejemos de inventarnos las ahora llamadas “políticas de desarrollo sostenible”-insostenibles-como apuntaba hace unos días el humanista, escritor y economista José Luis Sampedro, y atender realmente los problemas de Doñana, sin menospreciar a los que verdaderamente se han dejado la piel por su conservación.

(Mayo-2.009)

Manuel J. Márquez Moy

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada